LA
SOLUCIÓN

El sentido común: volver a nuestras raíces y dejar de utilizar bolsas desechables de plástico. Por generaciones llevamos nuestras propias bolsas a los mercados y supermercados, una buena costumbre de aprovechamiento que ayuda a nuestra salud, medio ambiente y reduce los gastos públicos de limpieza

CONTACTO